PRIMERA PERUANA DEL BMX FREESTYLE CLASIFICADA A LOS JUEGOS PANAMERICANOS

Hace un año y medio, María Victoria Rocha comenzó a practicar sus primeros trucos en el bike park de la sede Legado Costa Verde, con una bicicleta que le llegó como reconocimiento a su perseverancia y amor hacia el BMX freestyle. Ella aprendió a asumir los riesgos de este deporte que ahora en su profesión, con apenas 15 años y no ha parado hasta convertirse en la primera ‘rider’ peruana de la historia en clasificar a unos Juegos Panamericanos.

Santiago 2023 será el próximo reto que afrontará María Victoria, marcando el camino internacional que busca fortalecer a la Federación Peruana de Ciclismo, a través de la profesionalización del BMX freestyle femenino en nuestro país, teniendo en cuenta que se trata de un deporte emergente.

He sido la primera mujer en poder entrenar en Legado de forma continua. Tener estas rampas, me ha permitido trabajar. Todo lo que sé, lo aprendí aquí. Me fui a Paraguay en mayo y competí. Hemos conseguido cosas en un año, algo que los chicos demoran hasta dos o tres. El BMX femenino está creciendo, también mi objetivo es estar en unas olimpiadas”, afirma con el entusiasmo que la caracteriza.

Realizar trabajos físicos para conseguir un mejor pedaleo y asistir a las sesiones de fortalecimiento muscular en Legado VIDENA forma parte de su rutina semanal. Sumándose las clases escolares y los análisis de video que visualiza en sus ratos libres mientras navega por YouTube, con la consigna de imitar los mejores trucos de sus referentes mundiales.

Mis papás siempre me presionan, buscan que sea mejor en el colegio y en el deporte. Entiendo cuando se ponen nerviosos, porque es un deporte extremo. Ya asimilaron que no me importa qué tan grande es el golpe, porque yo voy a seguir”, agrega.

Convertirse en una de las mejores de América está en los planes de la exponente nacional, quien proyecta repartir su tiempo con los estudios en artes, porque le apasiona el baile y el canto.

“Peter Henningsenvio mi potencial y fue él quien me regaló mi primera bicicleta profesional. Fue la primera señal que tuve para dedicarme al BMX. A la semana siguiente, competí lesionada. Entendí que no importa todo el dolor que se sienta. Si alguien quiere ser como las de Estados Unidos o China, solo es cuestión de intentar por amor al deporte. A veces me siento decaída, pero el deporte me ayudó bastante. Aunque muchas personas intenten bajarme, lo seguiré intentando”, concluye.