5 RAZONES DEL AUGE DE LAS FLOTAS VEHICULARES CORPORATIVAS

La búsqueda de soluciones que mejoren la eficiencia y la rentabilidad ha sido una constante para las empresas a lo largo del tiempo. En cuestiones de movilidad y transporte, opciones como el leasing operativo -más conocido como renting vehicular- empieza a ganar terreno. No en vano, el 13% de las empresas lo utilizan como un método principal de financiación para sus vehículos, de acuerdo con los resultados del Barómetro de Flotas y Movilidad 2023 del Arval Mobility Observatory. 

El estudio, que tiene como base una muestra realizada en 30 países de Europa y Latinoamérica (Brasil, Chile y Perú) con un total de más de 8600 entrevistas a nivel general y 250 entrevistas a ejecutivos nacionales, encontró que casi la mitad de las empresas locales encuestadas anticipan un aumento de su flota vehicular en los próximos tres años v/s el 27% que lo pronostica, a nivel global. 

¿Qué está motivando el auge en la adquisición de flotas comerciales y de pasajeros? Jaime Pinillos, gerente general de Arval Perú, compañía líder en leasing operativo y movilidad 360° que realizó este Barómetro, explica las cinco principales razones económicas que los ejecutivos sondeados sustentaron. De acuerdo al ejecutivo, este futuro incremento tendría como motivos:

  1. Impulsar el desarrollo empresarial. El crecimiento de una empresa o la ejecución de una nueva actividad dentro de la misma, hará que ésta requiera de más vehículos para sostenerse. Esta versatilidad de las compañías locales es clave no solo para su progreso o sostenimiento, sino también para mantener el equilibrio durante este periodo de recuperación socioeconómica donde, de acuerdo con las proyecciones del Instituto Peruano de Economía (IPE)*1, podríamos esperar un crecimiento de alrededor de 3% para este año.
  1. Generar bienestar y motivación laboral. La adquisición de flotas corporativas y de pasajeros abre la posibilidad a crear incentivos laborales que aporten al salario emocional de los trabajadores e impulsen su captación y retención. Al arrendar vehículos con plazos a la medida de sus necesidades, las empresas disponen de activos para servicios adaptativos como, por ejemplo, el traslado de sus empleados hacia la oficina, sus hogares, puntos de supervisión u otros, logrando que se desplacen con menores preocupaciones de tránsito. ¿Por qué esto sería valorado? Porque sin ir muy lejos, y como muestra, Lima se ubica en el quinto lugar de las ciudades con mayor tráfico del mundo, según el servicio en tiempo real TomTom Traffic*2. Incluso, por este motivo, el ofrecer autos compartidos a los empleados (servicio conocido como Car Sharing), también es una opción que ha empezado a tomar interés en el mercado local, tras el retorno a las oficinas y los modelos de trabajo híbrido. 
  1. Eficiencia financiera y tributaria. El renting vehicular facilita a las empresas el concentrarse únicamente en su core business, mientras que su arrendador de flotas y movilidad se hace cargo de las responsabilidades financieras y laborales relacionadas a la adquisición, mantención, explotación y venta final de los vehículos. Además, de acuerdo a los servicios adquiridos, las empresas arrendatarias podrían optar por ciertas deducciones tributarias propias del alquiler de estos activos para el desarrollo de sus operaciones.
  1. Agilizar el negocio a mediano o corto plazo. Para esto, los negocios están en la búsqueda de una solución de alquiler vehicular que se adapte a su presupuesto y velocidad; y en ello, el renting flexible es el mejor aliado. Es una modalidad práctica, sencilla y transparente que les brinda la posibilidad de arrendamiento con un plazo de hasta 24 meses donde pueden elegir dentro de una amplia gama de automóviles y servicios, con la flexibilidad de cambiar de opinión durante el contrato. Es más accesible para las empresas que adquirir una flota propia, dado que pueden redirigir el uso de capital y líneas financieras para impulsarse, en vez de utilizarlo en la compra de bienes que se deprecian en el tiempo.
  1. Impulsar la rentabilidad y ganar liquidez para el negocio. Adquirir una flota de vehículos propia y liberar capital fijo al mismo tiempo, hoy es posible. Esta alternativa llamada Rentback está captando la atención de los tomadores de decisiones corporativas, pues les permite adquirir su flota de autos, luego transferirla a un servicio de leasing operativo y en el mismo acto, suscribir un contrato de arrendamiento sobre estos bienes. Con ello las organizaciones aumentan su liquidez, estandarizan los servicios de gestión de sus automóviles, crean transparencia en sus procesos de negocio a través de empresas formales, protegen su inversión, reducen riesgos de valores residuales en el futuro siempre incierto y hasta reducen sus responsabilidades como propietarios de estos activos.

“Estas son algunas de las causas de esta tendencia que se vivirá en los servicios de gestión de flotas. No obstante, existen muchas otras aristas que moverán este sector que tiene mucho camino por recorrer en el país, considerando que el 79% de las empresas peruanas ya implementaron al menos una solución de movilidad. Ante este enfoque tan claro de las compañías, desde Arval Perú estamos firmes en nuestra misión de ser el aliado estratégico en la ruta de transformación del leasing operativo hacia un concepto de movilidad segura, predecible y sostenible”, concluyó Pinillos.